Aislamiento y salud mental

¿Qué hacer ante una situación de aislamiento como la que vivimos para no perder la cabeza?

Aunque es cierto que el aislamiento es la mejor solución, según los expertos, para controlar la pandemia que vivimos, a nivel psicológico puede resultar muy estresante. La ansiedad y el miedo, son las reacciones más frecuentes ante este tipo de situaciones. El miedo nos pone en alerta, por lo que anticiparnos puede ayudarnos a controlarlo cuando aparezca. De la misma manera, podemos sentir desesperación y desánimo, por eso:

  1. Si acudes a terapia ya, intenta mantener las sesiones vía online para poder trabajar tus síntomas de forma continua.
  2. Hablar con alguien de tus miedos ayuda a disminuir el estrés y a que una vez pasada la situación, la recuperación sea mejor. Se recomienda hablar con alguien durante una o dos horas al día, si es posible…
  3. Tratar de entender que si estamos sintiendo desánimo, o desesperación, es normal en este tipo de situaciones, siempre que sea de manera proporcionada. Para ello es muy importante no caer en el pensamiento constante de cuánto va a durar esto, que es una situación fatal, sin solución… La clave es tratar de controlar el pensamiento en la medida de lo posible, siendo realistas y sin caer en el pesimismo y en la negación constante.
  4. Cuidado con obsesionarse con la información, o tratar de controlarla, ya que puede generarnos ansiedad, igual que la incertidumbre y la falta de información. Existe muchísima información en los medios pero también están corriendo muchos bulos. Todos queremos información, y es bueno para no fantasear con lo que pasa, pero con información veraz que nos permita anticiparnos y poder saber qué podemos hacer o qué medidas tomar. Evitad estar con la televisión encendida todo el día escuchando noticias sobre el coronavirus. Para ello, puede ayudarnos elegir un momento del día en el que informarnos y limitarnos a ese noticiario. Pero, ¿qué pasa con los niños y adolescentes? Efectivamente, las reacciones no son las mismas para este grupo, no tienen la misma capacidad cognitiva para entender la situación. El mejor consejo que podemos dar es que se les hable de forma sencilla, adaptada a su lenguaje y a su capacidad de entendimiento, informándoles pero sin alarmarles. En la comunicación con los adolescentes, se recomienda ser más insistentes con la posibilidad real de contagio, explicando que nadie está libre de contagio ni de ser portador. Los adolescentes suelen creer, por su característica vital, que nada les va a pasar a ellos, de ahí la importancia en explicarles que aunque sus defensas son más fuertes y el riesgo es menor para ellos, pueden contagiar a los demás. Se trata de intentar despertar la empatía en ellos de alguna manera y que puedan entender que si no se puede salir es por una razón vital.
  5. Visualizar los días de aislamiento ayuda a mentalizarnos y sobrellevarlo mejor. Nos ayuda a organizarnos y saber qué podemos o qué no podemos hacer.
  6. Os aconsejo que retoméis aquellos asuntos pendientes para los que nunca se tiene tiempo, que se haga deporte en casa y buscar entretenimiento que nos interese y ocupe nuestra mente.
  7. Mantenerse cognitivamente activo es muy importante en este momento, pero sin abusar de las tecnologías.
  8. Focalizar nuestra atención en las consecuencias positivas del tiempo de aislamiento, por ejemplo, el bien que se hace quedándose en casa, limitando el posible contagio.
  9. Seguir rutinas y un horario, organizar las tareas domésticas y el tiempo para las aficiones, ayuda a mantener el equilibrio mental. Sobre todo, si hay niños en casa, es fundamental para ellos.
  10. Mantener las relaciones sociales por vía telemática. Mantener a nuestros amigos, poder seguir hablando con ellos e incluso realizar vídeollamadas con nuestros familiares o amistades ayuda a mantener la tranquilidad emocional, siendo, según la guía del Colegio Oficial de Psicólogos, una ayuda más de defensa y prevención.

Lo más importante, en mi opinión, es evitar quedarse en el sofá rumiando, permitir que crezcan los pensamientos negativos sobre la situación, como, por ejemplo, pensar que nos engañan.

La convivencia no siempre es fácil, sobre todo si hay que estar 24 horas encerrados en casa, unos pegados a otros, pero os invito a que lo veáis como una oportunidad que aprovechar para hacer aquello que siempre postponemos o sacar nuestro lado creativo a pasear con los más pequeños de la casa.

No olvidéis que es una situación temporal y que todo tiene su parte positiva.

2 comentarios sobre “Aislamiento y salud mental

Agrega el tuyo

  1. hola claudia!!

    No se si te acordarás de nosotros ( Tania y Manel ) se que ya fuiste mami, no nos olvidamos de ti!

    Te mandamos un abrazo muy muy fuerte

    Obtener Outlook para iOS ________________________________

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: